diversión pura. – subir tu primera prenda, la primera venta, las valoraciones, encontrar prendas que llevabas tiempo buscando… todo es pura emoción y solo me entenderás cuando lo vivas por primera vez.

la comunidad es tu apoyo. – formar parte de chicfy es como formar parte de una reunión de amiguis. ¿lo mejor? el amor que llegará a tu armario.

prepárate para recibir mensajitos bonitos de las prendas que subes y para que haya chicos y chicas llenando de amor tus prendas.

recuerda, el amor que das siempre vuelve. <3

todas las prendas que ya no usas en un solo sitio. – la mejor sensación es la de tener  y que te sirva de inventario en lugar de tenerlo escondido en el trastero o en el fondo del armario. saca los trapillos que ya no usas y comienza a gestionarlos.

adicción a liberar el armario. – ¡adiós a las prendas que ya no usas! una vez que pruebas lo que se siente al desprenderte de la ropa que ya no usas, te volverás un adicto a vender tu ropa. no hay nada más guay que ver cómo la ropa que ya no usas vale para algo más que para ocupar sitio en tu armario.

pim pam, armario a volar. – subir y vender es tan rápido que cuando le coges el truquito consigues poner a la venta medio armario en menos de media hora.

desarrollas tu lado creativo al hacer las fotos. – hacer las fotos es mi parte favorita. me vuelco en ellas, me gusta reflejar mi forma de ser y buscar detalles con los que darle profundidad a las prendas. además, esta comprobado: una buena foto es sinónimo de venta asegurada :)

pones en práctica tu lado emprendedor. – tu armario puede ser el comienzo de tu primer negocio poniendo en práctica tus cualidades para los negocios, y ¿qué mejor comienzo puede haber que con tu propia ropa? ;)

seguidores enganchados a tus prendas. – además de amigas y amigos, poco a poco irás viendo cómo gracias a tus ventas puedes ir creando tu propia red de compradores fieles. adrenalina pura y señal de que tu armario está siendo un éxito.

hola nuevo look. – otro punto guay de la comunidad es que tienes inspiración diaria y, con lo que ganas vendiendo tus prendas, puedes ir renovando modelitos.

haces feliz a otras personas de la comunidad. – ¡nunca subestimes algo que ya no usas! es muy probable que, a pesar de que ya no te lo quieras poner, sea un tesoro para otro chico o chica de la comunidad. encontrar en chicfy algo que llevas meses buscando es una de las sensaciones más TOP.