a veces fijar el estado de tus prendas puede resultar un poco confuso. por eso, he detectado unos puntos claves que debes tener en cuenta al analizar el estado de tus prendas. ¡vamos allá!

en este punto no valen las prisas. con la prenda en la mano, inspecciona en busca de alguno de estos desperfectos para que no se te pase incluirlos en la descripción:

costuras y descosidos – quizás a simple vista no te llame la atención, por eso, asegúrate de que la prenda no tenga ningún descosido.

pon ojo al analizar las costuras y los bajos para que tu compradora no se lleve sorpresas.

cremalleras – ¡súper importante! revisa y asegúrate de que la cremallera funcione perfectamente. de no ser así, lo siento amigui, ni te lo pienses. tu prenda no está para ser vendida.

botones – si tu prenda se cierra con botones observa que estén bien cosidos y más importante aún: que estén todos.

si se trata de una camisa, revisa que estén todos los botones de frente y de los puños. si echas de menos algún botón, no lo pases por alto e indícalo en la descripción.

agujeros – asegúrate de que la prenda no tenga roces, desgastes del tejido ni agujeros. si es algo mínimo, inclúyelo en la descripción para que tu comprador sepa de qué se trata.

manchas – si tu prenda tiene es una manchita pequeña, describe de qué es y dónde se encuentra.

mi consejo: si la mancha es más que una simple manchita, analiza la prenda en general y replantéate si la prenda está en condiciones de ser vendida.

material – dependiendo del material y de su calidad, con el paso del tiempo ciertas prendas pueden sufrir desperfectos incluso teniéndolas guardadas. por eso, si tu prenda es, por ejemplo, de polipiel revisa que el material esté en buen estado y que no se haya cuarteado en ninguna zona. lo mismo pasa con la tela vaquera, revisa que no tenga zonas más desgastadas de la cuenta para que tu comprador tenga una experiencia de 10.

zonas estratégicas – como es normal, en las prendas hay zonas que suelen ser más sensibles. por eso, revisa con muchas ganas las costuras, los puños, los cuellos, las uniones de las mangas y todos esos puntos que suelen sufrir más.