Sí. 

Se ha dado el caso. 

A mí la primera. 

Vamos, que no es muy raro, ni es un trastorno (creo, igual hay que consultarlo con un especialista).

Existe la posibilidad de que tengas la misma prenda dos veces en tu armario. ¡Como si con una no hubiese sido bastante! 

Pues no, no fue bastante.

Te cuento un poco lo que pasa en la oficina. Aquí a todas nos ha pasado alguna vez.

Situación A: Descubres las plataformas del EL VERANO.

Sí, así, en mayúsculas. Las plataformas cómodas, combinables e ideales para todos los looks. ¡Un tesorito! Pero son de esparto y están destinadas a morir y lo sabes. Por eso, sin dudar, compras dos. Tiene su lógica, creo…

Fin de la historia, termina el verano y tienes un par impecable y listo para vender en chicfy.

2

Situación B: La camiseta de talla dudosa. 

Das con la camiseta perfecta que vale para looks de oficina y para outfits más arregladitos. La camiseta que nunca falla ante una situación del tipo “no se qué ponerme”.  Peeeero, la cosa está en qué talla elegir. Una talla más le puede dar un rollo muy guay a pantalones boyfriend, en tu talla queda más arregladito y más delicado… ¿al final qué haces? Pues si eres de mi grupo y la camiseta es merecedora de formar parte de tu fondo de armario en todos los sentidos, te compras las dos tallas tan felizmente :)

Situación C: El color.

Cuando encuentro una prenda que me encanta como me sienta me obsesiono con ella. Mi mejor forma de darle cuartelillo es comprando la misma en distinto color. Si en blanco sienta genial, en negro debe ser otro acierto seguro. OMG también está en azul…

1

Sé que esta situación no te sonará a chino, ¿verdad? 

Pero amiga, todo lo que sube baja. Y aquello que tanto te gustaba, al tenerlo en exceso te acaba cansando antes de lo que creías. No problem! Es hora de venderlo en chicfy ;) Como son prendas superguays sabes que tardarás cero coma en venderlo, por lo tanto, ¡venta asegurada! 

Pero cuidado, si vas a subir la prenda doblemente vamos a hacerlo bien:

1. Sube una foto por cada prenda aunque sean idénticas. No pasa nada si en tu armario hay varias prendas colgadas que son iguales :) Así evitarás que haya confusiones a la hora de vender, tendrás tu armario mucho más organizado y tu compradora lo verá todo más claro. Lógico: si tienes dos prendas, tienes dos anuncios.

2. Lo mismo sucede si tienes la misma prenda en distinta talla o color. Sube a tu armario cada prenda por separado. Repite el proceso para cada prenda según la disponibilidad de tu armario: Un anuncio para la talla S, un anuncio para la talla M, un anuncio para la camiseta negra y un anuncio para la camiseta blanca. Cuatro prendas, cuatro anuncios.

3. Utiliza la descripción para informar de tus otras prendas con variaciones. Si en la prenda de la talla S indicas que en tu armario pueden encontrar la misma prenda en talla M (por ejemplo) estarás promocionando tus propias prendas mientras le pones las cositas más fácil a las chicas que visitan tu armario y que buscan el mismo modelo con algún requisito en particular.