Veteranas y no tan veteranas. 

Si has tenido una venta, hay pasos fundamentales que se deben seguir a la hora de prepararla. Siendo objetivas, independientemente de cómo de cuquis se pongan los paquetes, es muy importante que compruebes tus ventas y que no te saltes ningunos de estos pasos.

Por eso, hoy te ilustro con el primero de los tres posts sobre cómo envolver tus prendas en función del tipo de prenda que has vendido. ¡Pon atención que esto comienza YA!

1. Comprueba la descripción y la prenda.

Primer punto fundamental para que tu venta sea un éxito y consigas una valoración magnífica. Siempre asegúrate de que la talla y su estado coinciden con la descripción que has dado de la prenda que has vendido. De no ser así, tendrás que ponerte en contacto con tu compradora o directamente con nosotras en [email protected]

111

2. Preséntala de la mejor forma posible.

En este paso lo ideal es que busques que la prenda se encuentre tal y como a ti te gustaría recibirla. Asegúrate de que la prenda esté limpia, planchada y sin pelusas. Prepara la prenda para que tu compradora pueda incorporar su nueva adquisición directamente a su armario sin que tenga que pasar por la tintorería ;)

Tip pro: revisa todos los bolsillos procurando no olvidar ningún objeto personal ni ningún pañuelo usado, gracias.

ropa_1

3. Manos a la obra.

Lo ideal cuando vas a preparar un paquete con ropa es que busques una caja o un sobre de plástico en el que la prenda quepa justa, es decir, sin que le sobre espacio por ninguna parte.

Elijas lo que elijas, es muy (¡muy!) importante que tengas mucho ojo con el tamaño y el peso de tu paquete. Siempre debes procurar que el resultado final no pese más de 3 kg, ni que la suma de alto largo y ancho mida más de 90 cm.

Además hay un concepto con el que nos debemos familiarizar. Se trata del peso volumétrico, y hace referencia al espacio que ocupa un paquete. Se calcula multiplicando alto, largo y ancho de tu paquete, y dividiendo el resultado entre 6000. Al igual que el peso normal (el que realizamos sobre una balanza estándar), el peso volumétrico no puede ser superior a 3kg.

Una vez aclarado el concepto de peso volumétrico y teniéndolo muy muy en cuenta, procedemos a envolver nuestra queridísima venta.

Dobla la prenda lo mejor posible, de una forma correcta, bonita y sin arrugas. 

Presenta la prenda sobre el papel y envuélvela antes de meterla en la caja o en el soporte final.

Una vez llegadas a este punto solo nos faltaría indicar el código por fuera y listo.

ropa_2

¡Pst! ¿Quieres saber más sobre cómo envolver tus ventas? En esta entrada te explico cómo preparar tus paquetes cuando vendes zapatos y accesorios ;)