Continuando con la serie de entradas sobre cómo envolver tus ventas, hoy te escribo para aconsejarte a la hora de envolver tus zapatos.

(Aquí las dos entradas anteriores para envolver ropa y accesorios <3) 

No es que sea de lo más complicado, pero más de una vez me habéis dejado caer alguna dudilla sobre cómo envolver ciertas prendas. Así que prepara las tijeras y los papeles que aquí van mis pistas para que tus zapatos lleguen casi mejor que cuando los compraste por primera vez ;)

** A la hora de preparar una venta te recuerdo la importancia que tiene el tamaño de tu paquete, ya que en total (suma de alto, largo y ancho) no puede medir por ningún motivo más de 90 cm. Además tanto su peso estándar como volumétrico no puede ser de más de 3 kg ;)

Una vez dicho esto, mis consejos imprescindibles para tener una compradora feliz son:

zapatos

– Comprueba la talla

Esto siiiiempre. Confirma dos veces que has puesto el número correcto de tus zapatos en la descripción. Un número de más o de menos puede generar notables diferencias en el pie de tu compradora.

– Zapatos limpios

¡Cenicienta es la prueba de que unos zapatos nuevos te pueden cambiar la vida! Y tú puedes estar a punto de cambiar la vida de tu compradora :P, ¿por qué no enviarle unos zapatos lo más limpios posible? Dependiendo del material, puedes pasarle una toallita de bebé o un paño húmedo. Quedarán como nuevos y conseguirás que tu compradora solo se fije en lo maravillosos que son.

11

– Envolver y cantar

Una caja en la que los zapatos queden sin huecos será lo ideal – recordando siempre el peso volumétrico porfi– 

Por dentro, un poco de papel de seda o un papel bonito le dará un toque de personalidad y protegerás los zapatos de la caja. Si consideras que los zapatos tienen detalles delicados y que durante el viaje a su nueva casa pueden sufrir daños del roce entre ellos, puedes envolver los zapatos en plástico de burbujas y luego meterlos en una caja o en una bolsa que los mantenga bien sujetos.

22