Estarás de acuerdo conmigo en que recibir una incidencia en un pedido es lo peor que le puede pasar a  una de tus ventas, ¿verdad?

Como chica precavida que soy, antes de subir una prenda a mi armario me fijo muy bien en:

Los detalles – Si la prenda tiene abalorios, strass, lentejuelas, bordados o aplicaciones de este tipo, es importante ser especialmente observadora. Cualquier detallito que veas que falta en tu prenda es mejor que lo indiques en la descripción para evitar que tu compradora se lleve una sorpresa. De la misma forma, si en la inspección no detectas ningún desperfecto y la prenda está impecable, puedes presumir de que las aplicaciones están intactas ;) 

Si tu prenda no tiene abalorios, por muy simple que creas que es, puedes revisar que no le falte ningún botón, que la cremallera sube y baja perfectamente o que el cuello (si es una parte de arriba) o el bajo (si es un pantalón) se encuentra en buenas condiciones y sin manchas.

Tip pro: incluye una foto en la que se vean desde cerca los detalles. Ya sabes, por eso de que una imagen vale más que mil palabras ;) 

El estado de mis prendas – Cuando haces una inspección a tu prenda antes de subirla es mucho más sencillo determinar el estado en el que se encuentra. Si a pesar de todo sigues sin tenerlo del todo claro, una buena opción es pedir una segunda opinión. Pregunta a tu hermana/madre/amiga en qué estado considera que está la prenda y confirma que el estado es el mismo que considerabas tu ;) 

Especificar los arreglitos que le he hecho a la prenda – A pesar de incluir las medidas es importante especificar si a la prenda le has cortado un poquito el bajo, si lo has entallada o si le has hecho un retoquecito de aquí o de allí. Es importante ya que al no saber con exactitud las medidas originales, al incluir las tuyas, puedes confundir sin querer a tu compradora.

blog_incidencia_1

Al recibir una venta y antes de enviar la prenda es igualmente muy importante:

Comprobar la talla –  revisa que la talla que habías indicado es correcta. A veces al subir prendas damos por hecho que la talla es la que siempre usamos y te puedes llevar verdaderas sorpresas al comprobar que esos zapatos son un número menos o que esa chaqueta la compraste con una talla de más para usarla con jersey debajo ;) 

Confirmar que el estado sigue siendo el mismo que cuando la subiste – A veces, la ropa puede presentar daños de tenerla guardada en el fondo del armario. Si has vendido una prenda que subiese hace ya algún tiempo, revisa que se sigue encontrando tal y como cuando la subiste por primera vez a tu armario y si no coincide, escríbenos a [email protected] para que las chicas del equipo Amor puedan ayudarte con tu venta ;)

blog_incidencia_2

¡Extra! ¿Sabías que muchas incidencias son abiertas por presentar zonas rotas o descosidas? Revisar que tu prenda no presenta ningún desperfecto es una forma sencilla de evitar una incidencia y conseguir una valoración súper positiva.