No me vas a creer, pero es increíble la de veces que se abre una incidencia por recibir una prenda de la talla incorrecta.

Nadie está a salvo de pasar por algo así, y es que…¡un despiste lo tiene cualquiera! Por eso es muy importante que prestemos mucha atención a este destallito ;)
Recuerdo que cuando comencé subir prendas a mi armario, subí unas sandalias e indiqué que eran de la talla 37. Justo antes de venderlas, la compradora me pidió que le pusiera la medidas de la suela y descubrí que eran una talla 36. ¡Y menos mal! Estuve a tiempo de hablar con mi compradora y comentárselo. Le venía igualmente bien la talla así que no perdí la venta. Todo hubiese podido acabar pero, como por ejemplo, en incidencia :(

talla_1

Por eso, hoy te traigo algunos consejos para que esta situación no ocurra JAMÁS en tu armario:

No des nada por hecho. – Aunque creas que siempre compras la talla 36, cabe la posibilidad de que ese pantalón sea una talla más o una menos. Comprueba la talla con la prenda en la mano (y de paso la marca y la descripción) para evitar sustos.

Dale un repaso a tu prenda. – Una vez que la has subido, revisa que la descripción y la talla calza con la prenda que tienes en la mano. Si ya las has vendido, confirma estos detalles antes de enviar la prenda para que tu compradora no se lleve la sorpresa. 

talla_2

Comunícate y se natural. – Si algo que has incluido en tu descripción (como la talla o la marca) no coincide con tu prenda, ponte en contacto con tu compradora por si, a pesar de todo, le pudiese seguir interesando. 

Si por las circunstancias ha cambiado de opinión y ya no le interesa tu prenda, ¡que no cunda el pánico! Ponte en contacto con el equipo Amor lo más pronto posible para poder solucionarlo. Ten en cuenta que siempre será mejor opción anular el pedido que tener una incendia ;)