amigas y amigos de chicfy, hay un descuido que todos podemos sufrir alguna vez. no quiero asustarte pero… ¿alguna vez has puesto una talla equivocada en una prenda? 🙈

es una de las peores pesadillas que te pueden pasar, por eso, te cuento cómo evitarlo:

si acabas de comenzar en esto de vender tu armario, mi consejo número uno es: nunca te confíes ni des nada por hecho.

a pesar de que uses siempre la misma talla de camiseta o de zapatos (¡o de lo que sea!), al subir tus prendas siempre revisa y confirma la talla.

recuerdo que en mis inicios fue el primer fallo que cometí: subí unos tacones como talla 36 y eran una 37. ¡ups! 😥

por eso, hay 3 momentos en los que debes verificar que tu prenda lleva la talla correcta: mientras la subes, después de subirla y antes de enviarla.

mi consejo número dos: siempre incluye las medidas. si eres veterano o si acabas de comenzar, en tus descripciones no pueden faltar las medidas. en esta entrada te doy mis trucos para que medir te resulte súper sencillo. y dirás, ¿por qué son tan importantes las medidas? principalmente porque a pesar de que indiques correctamente la talla, a veces el patrón puede ser más pequeño o más grande. además, incluir las medidas te ayudará a vender mucho más rápido. ¡son todo ventajas! 🤑

trucazo número tres: para evitar malentendidos sobre medidas y tallas con tus posibles compradores,  una solución súper eficaz es hacer la foto con el metro sobre las prendas. así tus compradores podrán asegurarse de que está bien medido y desde dónde para que puedan usarlo como referencia al compararlo con una prenda suya.