Miro el pantalón. Él me desafía con su brillo negro.

Parece piel, quiere ser piel, tiene tacto de piel. Pero es *** polipiel ***

Increíble pero cierto. No todos los materiales y tejidos son lo que parecen y, a la hora de describir las prendas, tener esto en cuenta es súper importante.

ejemplo de tejidos 1

Ante este mar de prendas que se empeñan en engañarnos, te puede servir de ayuda tener en cuenta estos puntos a la hora de empezar una descripción:

leer las etiquetas

Parece muy básico pero tardé meses en darme cuenta de que la solución a mis problemas estaba aquí. En las etiquetas encontrarás la composición completa del artículo y puedes utilizar esta información para nombrar y describir tu prenda.

no te arriesgues

Solo afirma que es de cierto material cuando estés segura de que realmente lo es. Esto es aplicable a materiales como el ante, el terciopelo, las pieles de animales, la seda, etc, ya que son acabados muy trabajados para que parezcan lo más originales posibles.

ojo a su precio original

Su precio original te puede orientar donde el efecto te puede engañar. 

Ten en cuenta cuánto te costó y si ese valor corresponde con el material que estás describiendo. Si te costó muy poco es probable que el pantalón no sea de piel, ni la blusa sea de seda.

tejidos_2

Y tú ¿tienes algún truco para detectar materiales engañosos?  

¡Con estos consejos no habrá prenda que se te resista!