Si te gustaría pulir tu técnica a la hora de sacar las fotos de tus prendas y buscas conseguir resultados de una auténtica profesional, estos trucos te ayudaran a darle a tus fotos el toque PRO que estabas buscando.

En busca del contraste. – Ten en cuenta el color de tu prenda y busca el contraste entre ella y el fondo que vas a utilizar.

Mientras una prenda blanca sobre fondo blanco puede llegar a parecer aburrida, si cambias de fondo y pruebas una prenda blanca sobre un fondo que genera contraste conseguirás focalizar la atención sobre tu prenda.

El contraste creado con tu prenda sugerirá dónde mirar y dónde está lo importante de tu foto.

Evita el desorden. – Los bodegones son preciosos pero si en la composición pones más elementos de la cuenta puedes confundir a tus compradoras potenciales.

No satures tu foto de elementos y evita distracciones innecesarias. Centra la atención de tus compradoras en lo realmente importante: tu prenda.

Sobre el fondo… – Un buen fondo es limpio y claro, pero ¡ey! No nos confundamos, para conseguirlo no necesariamente tenemos que recurrir a un fondo blanco. Aquí te dejo algunos buenos consejos e ideas para tus fondos

La regla 3×3. – Tomando de referencia una foto cuadrada, imagina una rejilla de 3 por 3 sobre ella.

Al hacer la foto intenta dejar un poco de aire en torno a la prenda para conseguir algo de maniobra y mueve la prenda entre los cuadraditos de la rejilla.

Mover la foto y descentrar la prenda puede darte resultados sorprendentes, ¡pero ojo! Evita cortar la prenda para conseguir un resultado TOP.

¡Acércate! – No tengas miedo a hacer fotos desde muy cerca. Así conseguirás que tus compradoras se hagan una mejor idea de la tela, el material, el tejido, el tacto y la calidad de tu prenda. 😉