Poner precio es el último paso a la hora de subir nuestras prendas pero quizás el que más nos preocupa, sobre todo cuando ya tienes fichado un look en el que reinvertir tus ganancias ;) 

A pesar de lo que puedas pensar, poner precio a tu armario no es una ciencia demasiado complicada cuando tienes en cuenta estos consejitos:

La comunidad es una buena referencia. – Busca tu prenda (o una que se parezca mucho a la tuya) en el armario de otra chica. El precio que ha puesto otra chica a una prenda como la tuya te ayudará a orientarte. Si ya la ha vendido, ¡mucho mejor! Ya sabes qué precio están dispuestas a pagar las chicas de la comunidad por una prenda como la tuya.

*Trucazo* A la hora de fijar cuánto quieres ganar por tu prenda, también debes incluir cuánto te costó cuando la compraste. Si no lo recuerdas, es muy probable que otra chica sí ;) Investigar en los armarios de otras chicas hasta encontrar tu prenda te ayudará a averiguar cuál fue el precio original. ;)

precio_1

Ten en cuenta cuánto te costó y evalúa:

  • Su estado: Si la prenda está perfecta y como nueva (solo tiene uno o ningún uso) puedes permitirte que el precio de venta sea mucho más cercano al precio original.
  • ¿Es una prenda demandada? Si la respuesta es sí, ¡tienes un tesoro! Si tu prenda es la más deseada de la comunidad, tienes más margen a tu favor para fijar el precio. Cuantas más chicas estén interesadas por tu prenda, tendrás más posibilidades de venderla por el precio que tú quieres.
  • Si tienes prisa por venderla, lo mejor para tu armario será poner un precio que no se pueda rechazar. Fija un precio razonable con el que te sientas cómoda vendiendo tu prenda y que a la vez, no sea una barrera a la hora de que una chica se decida por comprártela.

*Mi consejo*

Personalmente, en mi armario intento poner precios razonables. Soy consciente de que una prenda en el fondo del armario no me aporta nada, así que no me aferro a ella e intento venderlas lo más rápido posible.

precio_2

Si una prenda lleva más de un mes publicada en mi armario, me vuelvo muy receptiva con las ofertas que me hacen. Intento negociar con las chicas que se interesan por mis prendas para llegar a un precio que me favorezca tanto a mi como a mis compradoras potenciales.

A la hora de fijar precios intento guardar un margen para poder negociar sin que me duela. Un par de euros de margen sobre el precio de venta van genial para poder descontar los gastos de envío o para tener una atención con mis compradoras. Y es que ser flexible facilita mucho las ventas ;)